Prevenir es mejor que curar

prevenir es mejor que curar

Hoy en día la medicina (incluida la veterinaria) no se entiende sin uno de sus pilares básicos como es la prevención en su sentido más amplio. Atrás quedaron los días en los que la actuación del veterinario quedaba relegada a las ocasiones donde debía curar o sanar. Prevenir es mejor que curar.

La prevención de las enfermedades en nuestras mascotas es de vital importancia para mantener una salud optima en las mismas y de esta manera prolongar su calidad y esperanza de vida. Del mismo modo también prevenimos la transmisión de enfermedades del animal al dueño, las zoonosis (ver artículo).

Mediante los planes de prevención de las enfermedades podemos actuar en mayor o menor medida sobre un amplio abanico de patologías.

Dentro de las enfermedades víricas que afectan al perro y que podemos prevenir mediante vacunación destacan la parvovirosis, el moquillo, la
hepatitis, la leptospirosis y la tos de las perreras. Con pocas semanas de vida al cachorro se le debe vacunar mediante 2 o 3 inoculaciones dependiendo de a que edad se le comience a vacunar. El recordatorio para dichas enfermedades se aconseja que sea anual para mantener la inmunidad optima.

En el caso del gato es diferente aunque en su caso también prevenir es mejor que curar y es más importante que en el caso del perro si cabe. Esto se debe a que el gato es un experto camuflando sus síntomas de enfermedad y en ocasiones los chequeos y las revisiones periódicas son la mejor forma de prevenir y de diagnosticar precozmente las enfermedades.

La prevención de las enfermedades víricas abarca la inmunodeficiencia, leucemia, calicivirus, rinotraqueitis y peritonitis siendo necesarias solo 2 inoculaciones en gatitos con recuerdo también anual. Es necesario en el caso de los gatos previamente a la vacunación realizar un análisis para descartar dos enfermedades víricas muy importantes como son la Leucemia y la Inmunodeficiencia.

El caso del virus de la rabia es caso a parte. La vacunación frente a la rabia se realiza a los pocos meses de edad y con un recuerdo anual. Es obligatoria en perros y gatos. El que la rabia no esté actualmente presente en nuestro país es precisamente gracias a la prevención de la misma mediante la vacunación obligatoria por lo que no podemos descuidar su prevención.

prevenir es mejor que curarDentro de las enfermedades parasitarias que afectan a nuestras mascotas y que podemos prevenir hablaríamos en primer lugar de las parasitaciones internas principalmente por nematodos (gusanos) y platelmintos (tenias). Dicha prevención se basa en la desparasitación periódica con antiparasitarios internos mediante comprimidos antiparasitarios normalmente cada 3 meses aunque depende del producto.

La prevención de las parasitosis externas (garrapatas, pulgas, ácaros, etc…) es igualmente importante dado su papel como vectores transmisores de otras enfermedades tanto a los animales como a las personas. En nuestra región existen parásitos externos durante todos los meses del año aunque es en los meses más calurosos cuando debemos intensificar la prevención de los mismos. Los antiparasitarios externos son muy variados (collares, pipetas…) y según su principio activo cubren un espectro de parásitos diferente y tienen una duración también distinta. Lo mejor es que consulte con su veterinario para que le aconseje la mejor opción en función de su mascota y el modo de vida.

Mención especial merece una enfermedad parasitaria tan importante en nuestra región como la Leishmaniosis (ver artículo) . La prevención de dicha enfermedad se basa en la utilización de alguno de los pocos productos antiparasitarios específicos que repelen el mosquito que la transmite junto con la vacunación frente al parásito que prepara el sistema inmune del perro frente al parásito.

Además de la Leishmaniosis existe otra enfermedad transmitida por mosquitos que podemos prevenir como es la Filariasis canina o gusano del corazón (ver artículo). Dicha prevención se basa en la utilización de una medicación oral con periodicidad mensual aunque actualmente se utiliza también por su comodidad otra inyectable de periodicidad anual.

Siempre que se habla de prevención de enfermedades en nuestras mascotas se tiende a pensar de forma errónea únicamente en las vacunaciones y desparasitaciones.

Sin embargo existen otras formas de prevenir algunos problemas o patologías frecuentes en nuestros animales. Por ejemplo las alteraciones bucodentales que originan mal aliento (halitosis, ver artículo) son muy frecuentes en nuestros animales tanto el perro como el gato. Es habitual la presencia de placa y sarro a partir de los pocos años de vida. Se hace imprescindible en estos casos la limpieza de boca por ultrasonidos con posterior pulido para evitar que el proceso siga avanzando y origine una serie de alteraciones muy dolorosas como gingivitis (inflamación de las encías), perdida de piezas dentarias, etc…

La alimentación es otra forma sencilla de prevenir numerosos problemas. Un pienso de alta gama será nuestro mejor aliado en la prevención (y con las dietas veterinarias además en el tratamiento) de diversos procesos como: enfermedad periodontal (causante del mal aliento), problemas digestivos, dermatologicos, renales y cardíacos, alteraciones del crecimiento, cálculos de orina, obesidad, envejecimiento, etc…

Se ha comprobado que algunas cirugías como la esterilización ayuda a prevenir el desarrollo de tumores mamarios en las hembras, alteraciones prostáticas en el macho y por supuesto la aparición de alteraciones(infecciones, tumores…) en los órganos sexuales, la aparición del celo y las camadas no deseadas así como la prevención o mejora de ciertos problemas de comportamiento (agresividad, marcaje).

Al margen de todo lo anteriormente comentado la mejor manera de prevenir cualquier problema en nuestras mascotas es visitar a nuestro veterinario para la realización de una revisión general cada 3-6 meses y un chequeo completo al menos una vez cada año. Una exploración minuciosa y una analítica básica pueden ser de gran ayuda a la hora de detectar cualquier anormalidad. Coger un problema a tiempo siempre es mejor de cara a un tratamiento y pronóstico favorable. Esta medida se hace aún más necesaria si cabe cuando nuestra mascota alcanza su edad senil normalmente alrededor de los 7 años de vida siendo a partir de esta edad cuando se aconseja el chequeo maduro/senior anual (ver artículo).

Aunque la prevención de las enfermedades en nuestras mascotas pueda resultar a priori compleja se podría prevenir es mejor que curarresumir en los siguientes puntos:

  • Alimentación de calidad (piensos de gama alta).
  • Vacunaciones anuales una vez que se ha vacunado de cachorro.
  • Desparasitación interna cada 3 meses.
  • Desparasitación externa durante todo el año.
  • Prevención de enfermedades transmitidas por mosquitos (leishmania y filarias).
  • Prevención del sarro y limpieza dental por ultrasonidos de forma regular.
  • Esterilización preventiva.
  • Revisiones generales periódicos cada 3-6 meses.
  • Chequeos maduros/senior completos a partir de los 7 años de edad.

Si tiene cualquier cuestión que plantear no dude en contactar con nosotros (a través del teléfono o email) y estaremos encantados de resolver sus preguntas.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Leave Comment