¿Por qué debo esterilizar a mi mascota?


Nuestras mascotas hembras a diferencia de la especie humana tienen unos periodos muy concretos en las que se muestran receptivas a individuos de la misma especie y del sexo opuesto, tienen lo que se denominan celos. A continuación trataremos de responder a la pregunta de “¿Por qué debo esterilizar a mi mascota?”

En el caso de las perras, éstas en general entran en celo por vez primera a los 8-12 meses de edad y posteriormente cada 6 meses aproximadamente durando dicho celo unas 2 o 3 semanas habitualmente. Durante buena parte de ese tiempo presentan hinchazón de la vulva, una descarga vaginal sanguinolenta y se vuelven más “promiscuas” dejando que los machos las monten

En las gatas como bien sabréis quienes tengáis en casa alguna el tema es bien diferente, es mucho más variable: salen en celo varias veces al año (incluso algunas casi cada mes) especialmente de primavera a verano y la duración es muy variable, normalmente de una a pocas semanas aunque muchas veces no ovulan hasta que el macho no las monta – fenómeno conocido como ovulación inducida- y por tanto el celo no termina hasta que esto ocurre aunque se ha demostrado que hay un porcentaje de gatas que ovulan por si solas.

¿Como saber si nuestra gatita está ya en celo?

Pues es muy sencillo, basta con observar su comportamiento ya que se vuelven MUY melosas, se frotan
con nuestras piernas o con los muebles y paredes, giran sobre si mismas en el suelo, orinan más veces (y a veces en sitios que no deben) y se lamen a menudo la vulva, por no hablar de su actitud frente a un gato o si nosotros acariciamos levemente su “zona íntima”: se quedan inmóviles con el cuarto trasero levantado y apartan el rabo dando así el máximo de facilidades para la cópula.

¿Por qué debo esterilizar a mi mascota?Ante este panorama, en caso de que las hembras tengan acceso libre a los machos o viceversa y no se tomen ningún tipo de medidas para evitar los “embarazos no deseados” de nuestras mascotas podemos encontrarnos con un serio problema. A una o incluso a dos camadas podemos encontrarles unos dueños responsables entre nuestras amistades, vecinos, etc… a más camadas es sinceramente muy complicado. Y claro, no se puede ser tan irresponsable de desentendernos de la descendencia de nuestras mascotas parto tras parto… ¿Y qué hago ahora con esos gatitos o perritos que ya no consigo “colocar” de ninguna forma? Pues esa es la pregunta del millón y no hay una respuesta 100% convincente y ética. Lo que sí está clarísimo es que necesitamos tomar medidas con nuestra mascota, viva ésta en un piso o una casa en el campo o de la huerta y hemos de tomar dichas medidas ANTES de que surja el problema.

¿Y que hago entonces para evitar que mi perra o mi gata se quede preñada?

Las situaciones son variadas. Una perra que conviva sola con nosotros en un piso no tiene muchas posibilidades de quedarse preñada salvo cuando salga a pasear y será en esos momentos cuando deberemos de estar alerta de los “donjuanes” del parque o del barrio. Algo similar ocurriría con una gata que conviva sin otros gatos en un piso sin acceso al exterior.

Pero existen numerosas ocasiones donde no bastará con llevar cuidado:

*En casos donde conviven juntos machos y hembras.

*En aquellos casos donde nuestra gata o nuestra perra si tiene acceso al exterior cuando le place.

*Y en los casos en los que nuestra gata o perra no lo tiene pero si pueden acceder machos callejeros o del vecindario al interior. Una valla suele ser poca medida disuasoria frente a un gato o un perro que quiere conquistar a nuestra “Lulú” o nuestra “Misi”, algunos perros son excelentes saltadores/escaladores demostrados y todos saben excavar… por no hablar de la agilidad de los gatos frente a los cuales no hay prácticamente barreras.

¿Por qué debo esterilizar a mi mascota?Las soluciones desde el punto de vista clínico se reducen a dos: la cirugía o la medicación.

En cuanto a la cirugía en las hembras la solución pasa por la ovariohisterectomía u ovariectomía (según sea la remoción de los ovarios y el útero o de los ovarios solamente) mientras que en el caso de los machos el tratamiento quirúrgico se basa en la orquiectomía (remoción de los testículos) o vasectomía (cierre del conducto por donde pasan los espermatozoides).

La alternativa a la cirugía es el tratamiento médico aplicable exclusivamente a las hembras. Se trata de un método anticonceptivo reversible (no definitivo) basado en la aplicación periódica de inhibidores de la ovulación (inyectables o en comprimidos) cada cierto tiempo.

Las ventajas e inconvenientes de ambos métodos las comentaremos a continuación pero debe quedar muy claro que cualquiera de estos métodos serán SIEMPRE menos desagradables que encontrarse con una camada de X cachorros sin posibilidad de encontrarles dueño o ver animales abandonados
condenados a morir (en el mejor de los casos) atropellados o por inanición o enfermedad.

Ventajas de la esterilización frente a la inhibición del celo:

*Eliminación definitiva del celo y de las molestias que acarrea: las perras dejan de manchar en casa y perras y gatas dejan de atraer a los machos con las consiguientes peleas entre ellos (con los consiguientes ladridos, maullidos, etc…) previniendo las camadas no deseadas.

*Aumenta la esperanza de vida ya que:

*Desaparecen algunas patologías del sistema reproductivo como las infecciones de útero (piometra), los quistes y los tumores ováricos de las hembras.¿Por qué debo esterilizar a mi mascota?

*Ayuda a prevenir la aparición de tumores de mamas(frecuentes en las hembras) siendo buena parte de ellos malignos en el caso de las gatas.

*Desaparecen las patologías de los testículos (a menudo de carácter tumoral).

*Previene los problemas de próstata en los machos así como el marcaje con orina.

*Disminuye la ansiedad y los intentos de fuga evitándose así las desapariciones, las peleas con otros machos (responsables del contagio de buena parte de las enfermedades infecciosas en el gato) y los accidentes fatales.

*Elimina los embarazos psicológicos que se presentan con frecuencia en algunas hembras tras el celo.

*Reduce e incluso elimina la agresividad entre los machos y el marcado con orina.

*Existen multitud de falsos mitos al respecto. Tras la cirugía su temperamento, vitalidad, cariño, inteligencia, ganas de jugar, etc… no cambian. No es necesario que tengan al menos una camada antes de operarlas y no pierden el instinto al igual que no tienen necesariamente porqué engordar si el animal realiza cierto ejercicio físico y se implanta una dieta adecuada en caso necesario.

Cabe destacar que el tratamiento médico de inhibición del celo en algunas hembras puede originar algunos efectos secundarios (inflamación y en ocasiones posterior infección del útero). El que aparezcan dichos efectos secundarios depende de muchos factores siendo uno de los más importantes la idiosincrasia del animal y su edad: lo normal es que si se presentan lo haga en hembras de cierta edad que llevan un cierto tiempo con el tratamiento. También influye lógicamente el tipo de producto utilizado así como por supuesto el no seguir la pauta de aplicación aconsejada por el veterinario al ser productos que deben administrarse bajo prescripción y supervisión de un veterinario.

¿Cuando realizar la esterilización?

Se suele recomendar realizarla cuanto antes, bien después de la pubertad entre el primer y el segundo celo o bien antes del primer celo incluso, las opiniones en ese sentido son variadas. En ocasiones donde existe un riesgo importante de embarazo no deseado ya en el primer celo (gatas que hacen la mayor parte de su vida en el exterior por ejemplo) puede estar indicada la esterilización antes de ese primer celo es decir a edad pre-púber.

Está demostrado que cuanto antes se esterilice a la hembra el riesgo de padecer algunas enfermedades como los tumores de mama es menor por lo que si se tiene claro que no se desea criar con ella lo aconsejable es tomar la decisión cuanto antes. Se estima que la esperanza de vida de un animal castrado aumenta aproximadamente en machos un 24% en perros y un 36% en gatos. Dicha esperanza de vida en las hembras aumenta un 20% en perras y un 40% en gatas.

¿Por qué debo esterilizar a mi mascota?Se trata de una cirugía que se realiza lógicamente bajo analgesia y anestesia general con lo que el animal no sufre dolor alguno (ver artículo del dolor). Cabe destacar que actualmente la esterilización de nuestras mascotas es una práctica extendida en nuestro país aunque no lo está tanto como en otras culturas o sociedades más avanzadas desde el punto de vista de la protección de los animales de compañía donde se considera una práctica habitual tan asumida, como una vacunación o cualquier otro procedimiento de rutina.

En La Clínica Veterinaria de Ronda Sur contamos con el personal, el equipamiento, los conocimientos y la experiencia necesaria para llevar a cabo la esterilización de su mascota con las máximas garantías posibles. No dude en contactar con nosotros para resolverle cualquier duda acerca de este tema.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Leave Comment