Nutrición en el paciente hospitalizado

Como y cuánto debe comer un animal enfermo

gatos comiendo

En esta entrada os vamos a hablar brevemente sobre la nutrición del paciente hospitalizado algo fundamental a la hora de que un paciente enfermo (gato o perro) se recupere. En ocasiones creemos que no se le da la suficiente importancia en nuestra opinión.

Todo animal  enfermo, dependiendo de su patología y la duración de ésta, tiende a la malnutrición lo que equivale a una pérdida de energía y nutrientes que dificultan aún más su pronta recuperación.

Ésta pérdida de energía se ve aumentada en el caso de que existan síntomas como vómitos, diarreas, poliuria (aumento de la micción), etc… Al final tiende a producirse un balance energético y proteico negativos que si no se manejan adecuadamente pueden ocasionar una recuperación más lenta o incluso la no recuperación.

Comenzamos…

Para poder crear un plan de nutrición adaptado al paciente enfermo hemos de tener claros los conceptos de hiporexia y anorexia y tenerlos en cuenta. La hiporexia se da cuando  el paciente ingiere voluntariamente aproximadamente un 50% del total de calorías que debería ingerir en circunstancias normales. La anorexia implica que el paciente no ingiere nada de forma voluntaria.

Pruebas analiticas

Las pruebas diagnosticas son básicas

Un aspecto básico en todo momento es el llevar a cabo unas adecuadas pruebas diagnósticas para saber que le ocurre a nuestra mascota. Esto nos ayudará a proporcionarle el mejor tratamiento posible incluyendo un adecuado plan nutricional. De este modo conseguimos así que durante el periodo de convalescencia (esté el animal hospitalizado o no) recupere el apetito lo antes posible.

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de lograr que un animal enfermo recupere el apetito es controlar aquellos síntomas de enfermedad que puedan estar afectando al mismo como el dolor (ver entrada El dolor en nuestras mascotas), las nauseas, irritación gástrica, deshidratación, etc… Nuevamente es importante realizar previamente las pruebas diagnosticas necesarias que nos permitan tener un diagnostico concreto de lo que le ocurre al animal.

¿Cuanto necesita comer mi mascota cuando está enferma?

Para comenzar a alimentar a nuestra mascota tenemos que tener claros 3 detalles:

Calcular necesidades del paciente

Es importante el cálculo de las necesidades del paciente

  • Densidad energética del alimento que usemos (Kcal)
  • Cantidad (gr)
  • Cálculo ingesta calórica diaria necesaria (Kcal/día)

Además, debemos prestar atención a dos conceptos:

  • RER (Requerimientos Energéticos en Reposo): cantidad de energía necesaria para mantener las funciones vitales cuando no realiza actividad física.
  • MER (Requerimientos de energía de mantenimiento): energía adicional que un animal moderadamente activo necesita en un ambiente termoneutral.

Ambos requerimientos nos van a dar información muy útil, ya que nos van a permitir calcular mediante fórmulas cuáles son los requerimientos energéticos de nuestros pacientes hospitalizados. Así podremos garantizar que se está llevando a cabo una adecuada nutrición en los mismos favoreciendo su recuperación.

¿Cómo podemos ayudar a un animal enfermo que no quiere comer a alimentarse adecuadamente?

Gato forzado mediante jeringa

Desaconsejamos la alimentación forzada en el caso del gato

En aquellos casos donde nuestra mascota no se esté alimentando adecuadamente debido a su enfermedad y sea necesaria una adecuada alimentación para la recuperación de la misma, el veterinario puede recomendar en ciertos casos el uso de una sonda de alimentación.

Se trata de una forma sencilla, segura, indolora y sobretodo libre de estrés de alimentar al animal enfermo durante su recuperación.

Hay dos tipos de sondas:

1º Sondas Nasofágicas

2º Sonda de Esofagostomía

Sonda de alimentacion

Sonda nasofágica

La Sonda Nasofágica se caracteriza por:

  • Fáciles de colocar
  • Se pueden llegar a colocar sin sedación

Por otro lado, deberemos tener en cuenta una serie de aspectos como:

  • Son algo más incómodas para los pacientes y en la mayoría de casos es necesario colocar un collar isabelino para evitar que se la puedan quitar
  • Son de corta duración
  • Si la sonda no está bien situada puede producir reflujos
  • De menor calibre por lo que se ha de dar dieta líquida y se obstruyen con facilidad.

Este tipo se desaconseja en casos de procesos de vías respiratorias altas al afectar esa zona.

La Sonda de Esofagostomía se caracteriza por:

Sonda esofagostomia

Gato con sonda de esofagostomía

  • Tienen una larga duración, se pueden usar a medio y largo plazo
  • Mayor comodidad
  • Permite cualquier tipo de dieta
  • Permite administrar medicaciones a través de ella.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que:

  • Requiere sedación/anestesia
  • Es necesario mantener limpio y desinfectar el estoma

La elección de cuando colocar una sonda de alimentación y qué tipo usar será llevada a cabo por el veterinario en función del tipo de paciente, sus patologías y otros aspectos como la condición corporal del animal. La labor del veterinario debe ser informar al propietario acerca de su uso y cuidados.

¿Qué ventajas tiene el uso de las sondas de alimentación en animales enfermos?

El uso de sondas de alimentación es especialmente útil y frecuente en gatos en multitud de enfermedades. Son esenciales para prevenir (y tratar) la complicación más frecuente y severa asociada a la anorexia (por el motivo que sea) en gatos, la lipidosis hepática. En dicha complicación, favorecida en aquellos gatos con sobrepeso, la grasa se moviliza al hígado perjudicando seriamente su funcionamiento.

Alimentando a un gato mediante sonda de esofagostomia

El gato con sonda de esofagostomia puede ser alimentado en casa por el propietario

El beneficio del uso de sondas de alimentación en nuestros pacientes no está limitado únicamente al periodo de hospitalización. Supone además una herramienta de gran utilidad también para el propietario a la hora de alimentar y medicar a su mascota una vez que ésta recibe el alta hospitalaria y es enviada a casa para continuar con su tratamiento.

En definitiva todos estos aspectos y otros muchos más son tenidos en cuenta por el equipo de La Clínica Veterinaria de Ronda Sur, para garantizar a nuestros pacientes la mejor nutrición tanto durante su hospitalización como durante todo el periodo de convalescencia de su enfermedad, consiguiendo así su pronta recuperación y vuelta a casa.

Esperamos que esta entrada de nuestro blog dedicada a la nutrición del paciente hospitalizado sea de utilidad. Si tienes cualquier duda o quieres conocer más sobre las necesidades nutricionales de tu mascota cuando está hospitalizada o enferma, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte en la medida de lo posible para que tu mejor amigo se recupere lo antes posible.

Leave Comment