Nuevo tratamiento de la Peritonitis Infecciosa Felina

¿La luz al final del túnel?

Tratamiento del PIF

En nuestra última entrada explicábamos en que consiste la peritonitis infecciosa felina (PIF), una enfermedad vírica que afecta a la especie felina causando la muerte de hasta un 1,3% de la población de gatos mundial. En esta entrada haremos una actualización en cuanto al tratamiento de la peritonitis infecciosa felina. Comentamos uno de los últimos artículos científicos publicados hasta la fecha que arrojan resultados cuanto menos esperanzadores.

Llegados a este punto conviene recordar que la peritonitis infecciosa felina es una enfermedad de diagnostico complejo para el veterinario generalista. Se estima que hasta 1 de cada 3 gatos diagnosticados supuestamente de PIF no padecen dicha enfermedad. Ésto implica que en no pocas ocasiones se le comunica al cuidador del gato una dramática noticia (al ser prácticamente una sentencia de muerte hasta hace no poco) con el shock emocional que esto supone para el mismo. Por otro lado también implica que por ese mismo motivo se deja de diagnosticar la causa real de la enfermedad que padece el gato y como es lógico, no se trata al animal frente a la enfermedad real que padece.

Tratamiento peritonitis infecciosa felina

Recientemente se ha publicado un artículo científico describiendo la eficacia y la seguridad de un nuevo tratamiento antiviral frente a la peritonitis infecciosa felina, denominado GS-441524. Dicho fármaco supone un avance en el tratamiento de dicha enfermedad, abriendo la puerta a una nueva era. Esperamos que dicha era sea menos dramática para los miles de cuidadores cuyos gatos desarrollan el PIF. También para los veterinarios, quienes hasta ahora nos veíamos impotentes al únicamente poder platear el tratamiento paliativo y la eutanasia como opciones reales frente al PIF.

El autor de dicho estudio es Niels C. Pedersen, un reconocido investigador sobre el PIF. Ha sido publicado hace unos meses en el Journal of Feline Medicine and Surgery, la revista cientifica con mayor prestigio en cuanto a la medicina felina se refiere. Puedes consultar el artículo científico al completo aquí: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6435921/pdf/10.1177_1098612X19825701.pdf

En el estudio se incluyeron 31 gatos diagnosticados adecuadamente con PIF (26 gatos con PIF seco y 5 con PIF húmedo). Se trató a todos con el fármaco a estudiar (GS-441524) durante 12 semanas mediante una inyección subcutánea diaria. 5 gatos fueron eutanasiados antes de cumplir al menos 12 semanas de tratamiento. De los 26 gatos restantes que si cumplieron dicho tratamiento, 18 respondieron al tratamiento y no tuvieron recaídas y seguían vivos en el momento de la publicación del artículo meses después. 8 de esos 26 respondieron inicialmente pero sufrieron una recaída
después del tratamiento inicial de los cuales 7 volvieron a responder. De esos 7 hubo que realizar un tercer tratamiento a dosis más elevadas en 2 de los 7, estando vivos los 7 en el momento en el que se publicó el artículo.

En general de los 26 gatos tratados correctamente, 25 de ellos sobrevivieron a la enfermedad a largo plazo. La conclusión de dicho artículo fué que el fármaco GS-441524 demostró ser seguro y efectivo en el tratamiento del PIF, siendo necesario prolongar dicho tratamiento diario mediante inyección subcutánea durante al menos 12 semanas.

Este descubrimiento científico supone probablemente la luz al final del túnel en cuanto al tratamiento de la peritonitis infecciosa felina se refiere. Confiemos en que sirva para ayudar a salvar a todos aquellos gatos diagnosticados de PIF que hasta ahora no tenían ninguna esperanza de superar la enfermedad.

Esperamos que esta información sea de vuestra ayuda, si habéis recibido la triste noticia de que vuestro gato padece o puede padecer PIF o tenéis cualquier duda acerca de esta enfermedad, no dudéis en contactar con nosotros y solicitar nuestra atención especializada en medicina felina. Estaremos encantados de ayudaros tanto a la hora del diagnostico correcto de dicha enfermedad como a la hora de informar de la eficacia de los tratamientos existentes.

Leave Comment