Tu gato se rasca o acicala en exceso

mi mascota se rasca

De todos es sabido que con la primavera llegan las altas temperaturas. A nuestros gatos -al igual que a nosotros- también les afectan las alergias y éstas se ven incrementadas irremediablemente durante esta época del año; aunque otros las sufren todo el año dependiendo del tipo de alergia del que se trate. Tu gato… ¿se rasca o acicala más de lo normal? A continuación os contamos algunos conceptos básicos sobre las alergias en gatos.

Les vemos nerviosos, se giran, nos miran, se lamen y mordisquean… ¿habrá cogido alguna pulga? nos preguntamos… pues es posible, aunque no necesariamente. Es normal que los gatos se rasquen y acicalen de forma diaria pero cuando lo hacen de forma excesiva debemos empezar a prestar atención y acudir al veterinario.

Una de las alergias frecuentes en nuestros gatos es la producida por la picadura de la pulga cuya saliva origina ese cuadro alérgico en nuestro gato. ¿Quiere esto decir que el gato tiene que tener pulgas? No tiene porqué, basta que la pulga se suba, le pique y se baje para producirle el cuadro y aunque esto ocurra muy de vez en cuando se prolongará el prurito (picores) en nuestro gato indefinidamente. De hecho la pulga pasa la mayor parte de su ciclo de vida fuera del animal. Para tratar estos casos es conveniente el uso de antiparasitarios externos (habitualmente en forma de pipetas o spot-on) que actúen por contacto y no por ingestión consiguiendo que de este modo la pulga se muera antes de llegar a picar a  nuestro gato -algo que no todos lo logran- evitando que se desarrolle la alergia.

Pero no solo la saliva de esos indeseables parásitos puede originar un cuadro de alergia en nuestrosmi mascota se rasca amigos. Otra fuente relativamente frecuente de alergias son los alimentos, el gato desarrolla un rechazo inmunológico (que al fin y al cabo es en definitiva lo que constituye una alergia a groso modo) a la proteína (de pollo por ejemplo) y desarrolla los síntomas de picor y en ocasiones algunos  cuadros digestivos (diarreas) y dermatológicos (erupciones…). Por este motivo existen determinados piensos de dieta antialergénicos cuyas proteínas tienen un tamaño microscópico tan sumamente diminuto que pasan desapercibidas al sistema inmune del gato. Otra opción posible para estos casos sería la de proporcionar una fuente de proteínas que no haya tomado hasta entonces y que por tanto no esté sensibilizado frente a las mismas.

Además está la alergia por inhalación o por contacto con diferentes alérgenos (ácaros, pólenes, etc…) conocida como atopia y mas parecida a la alergia clásica de las personas. El gato habitualmente se lame en distintas zonas de su cuerpo para aliviar el picor: patas, vientre… En función de si el alérgeno es estacional (pólenes) o no (ácaros, alimento) el gato podrá presentar la alergia durante unos meses o bien durante todo el año, algo que puede serle útil al profesional veterinario a la hora del diagnostico.

En función de si el alérgeno es estacional (pólenes) o no (ácaros, alimento) el animal podrá presentar la alergia durante unos meses al año o bien durante todo este algo que puede serle útil al profesional veterinario a la hora del diagnostico.

¿Y que hacer por tanto si nuestro gato se rasca/acicala con cierta frecuencia y sospechamos que es víctima de algún tipo de alergia?

Pues lo mismo que deberíamos hacer en caso de que fuésemos nosotros quienes la sufriéramos, es decir, acudir a un especialista, en este caso, nuestro veterinario de confianza. Él será quien investigue la causa de esos picores y nos aconseje la mejor opción. En ocasiones resulta algo tedioso llegar a diagnosticar el alérgeno exacto que le está produciendo la alergia a nuestro animal. La mayor parte de las veces se necesita un proceso progresivo para ir descartando posibles causas hasta dar con la misma, proceso donde la paciencia y la confianza del propietario del gato juegan un papel muy importante. Medicar al gato sin conocer la causa exacta de la alergia puede resolvernos en parte el problema a corto plazo pero en ocasiones los efectos a largo plazo pueden ser contraproducentes.

Una vez detectada la causa exacta de la alergia la solución pasará por evitar en lo posible el contacto con dicho alérgeno y/o en su defecto encontrar un tratamiento farmacológico adecuado que alivie a nuestro compañero; cuesta imaginar la sensación de estar todo el día con picores por todo el cuerpo los 365 días del año o buena parte de ellos.

Tu gato… ¿se rasca, lame o acicala a menudo? Puede ponerse en contacto con nosotros para ampliar esta información, estaremos encantados de resolverle cualquier duda.

Leave Comment