La Vacuna Triple Vírica Felina

Una vacuna básica que salva muchas vidas

En este artículo hablaremos acerca de la vacuna triple vírica felina haciendo un breve resumen acerca de las infecciones producidas por los virus frente a los que protege dicha vacunación. La intención es que el cuidador del gato conozca un poco más acerca de las enfermedades infeccionas de las que habitualmente vacuna (o debieran hacerlo) al mismo.

Tres son los virus frente a los que protege dicha vacunación: el virus de la panleucopenia, el herpesvirus y el calicivirus. Se trata de 3 de las infecciones víricas más frecuentes en gatos que causan alteraciones a distintos niveles: respiratorio, ocular, digestivo, bucal, etc…

Actualmente la recomendación del Advisory Board on Cats Diseases –ABCD- (un panel de expertos veterinarios líderes en inmunología, vacunación, diagnóstico y medicina clínica felina) es clara en cuanto a la primovacunación de la triple vírica. Dicho panel de expertos considera dicha vacunación como básica en todos los gatitos, recomendando un mínimo de 2 vacunaciones en torno a las 9 y 12 semanas de edad, siendo necesario un primer recordatorio de refuerzo al cabo del primer año de vida.

A continuación os contamos algunos aspectos básicos acerca de estas tres enfermedades víricas frente a las que protegemos a nuestro gato cuando lo vacunamos mediante la triple vírica felina:


PANLEUCOPENIA FELINA

Virus de la Panleucopenia felina

La panleucopenia felina está causada por el virus de la panleucopenia, un parvovirus muy contagioso, resistente a las condiciones ambientales y que puede sobrevivir en matera orgánica durante un año a temperatura ambiente. El virus es eliminado por el gato enfermo a través de todas sus secreciones, en especial en las heces.

La panleucopenia es una enfermedad sistémica cuyo cuadro clínico varía en función de la edad del gato ya que pude afectar tanto a gatos que aun se encuentran en el útero, a gatitos jóvenes (especialmente susceptibles) y a gatos adultos.

Cuando afecta a gatitos jóvenes, esta enfermedad se caracteriza por anorexia, fiebre, vómitos, diarrea, deshidratación. En casos graves, puede llegar a provocar la muerte del animal.

Los gatitos infectados de panleucopenia requieren de cuidados intensivos durante su hospitalización

El diagnóstico de la enfermedad se basa en los síntomas y la realización de pruebas analíticas en sangre y heces.

El tratamiento de esta enfermedad requiere de la hospitalización del gato bajo cuidados intensivos en la mayoría de las ocasiones, existiendo una elevada mortalidad incluso a pesar del tratamiento.

La prevención de esta enfermedad se basa en la vacunación frente al virus de la panleucopenia. La recomendación actual es llevar a cabo la vacunación de todos los gatitos a las 9 y 12 semanas de edad en todos los casos, siendo la primera revacunación al cabo del año.

Puedes acceder a la ficha del ABCD frente a esta enfermedad en este enlace.


HERPERVIRUS FELINO

Herpesvirus felino

El herpesvirus felino es responsable de la rinotraqueitis felina la cual se manifiesta con afecciones del sistema respiratorio y los ojos del gato.

Dicho virus es también es responsable del Síndrome Respiratorio Felino o Infección de Vías Respiratorias Altas (denominado coloquialmente como gripe felina) junto con el calicivirus felino y otros agentes infecciosos como Bordetella y Chlamydophila.

Es un virus que sobrevive durante meses a bajas temperaturas y semanas a temperatura moderada. Se elimina sin embargo fácilmente con desinfectantes, antisépticos y calor.

El cuadro clínico que manifiestan los gatos con herpesvirus consiste en: fiebre, depresión, anorexia, descarga nasal, descargas oculares, úlceras corneales, protusión de membrana nictitante, estornudos, neumonía.

El diagnóstico de este proceso se basa en el cuadro clínico.

La mayoría de los gatos tienen una recuperación completa si se les proporciona el tratamiento adecuado de manera precoz. En los casos más severos o en aquellos casos donde no se instaure dicho tratamiento de forma temprana pueden existir daños irreversibles tanto a nivel ocular como a nivel de la cavidad nasal.

La rinotraqueitis está causada por la infección por el herpesvirus felino

Muchos de los gatos infectados por el virus del herpesvirus quedan como portadores latentes pudiendo ser infectivos para otros gatos y padecer una reactivación en caso de inmunosupresión o episodios de estrés.

El tratamiento es esencialmente sintomático siendo importante mantener al gato hidratado y con un buen soporte nutricional. En ocasiones pueden usarse antivirales que evitan la replicación del virus.

La prevención de esta enfermedad se basa en la vacunación frente al herpesvirus felino obteniéndose una alta tasa de protección (en torno al 90%). La recomendación actual es llevar a cabo la vacunación de todos los gatitos a las 9 y 12 semanas de edad en todos los casos, siendo la primera revacunación al cabo del año.

Puedes acceder a la ficha del ABCD frente a esta enfermedad en este enlace.

CALICIVIRUS FELINO

Calicivirus felino

El calicivirus felino es el responsable como decíamos anteriormente del Síndrome Respiratorio Felino o Infección de Vías Respiratorias Altas (gripe felina) junto con el herpesvirus y otros agentes infecciosos.

Se trata de un virus con una alta capacidad de persistencia en el medio ambiente (en torno a un mes) y es resistente a muchos de los desinfectantes actuales, siendo sin embargo sensible a la desinfección con lejía.

Se transmite por contacto directo con gatos enfermos pero debido a su gran capacidad de supervivencia en el medio ambiente también es posible el contagio indirecto.

Afecta a gatos de cualquier edad, pero en general son los gatitos jóvenes los más afectados al ser más suceptibles.

Entre los signos clínicos que podemos observar destaca la presencia de úlceras orales y nasales, fiebre y neumonía. El calicivirus juega en ocasiones también un papel importante en la denominada gingivoestomatitis crónica felina, un grave proceso inflamatorio que afecta a toda la cavidad oral del gato causándole dolor crónico.

En los últimos años se vienen dando además en ocasiones cuadros sistémicos muy graves con una muy alta mortalidad, los cuales se denominan como calicivirosis sistémica virulenta felina. Esta variante de la enfermedad afecta principalmente a gatos adultos en lugar de a gatitos.

La infección por calicivirus puede originar úlceras en el gato

El diagnóstico se basa en los signos clínicos, el alto nivel de contagio y unas tasas de mortalidad elevadas en ocasiones.

Al tratarse de un proceso vírico, el tratamiento a administrar es de soporte, es decir, fluidoterapia y unos buenos cuidados de enfermería, siendo necesaria la hospitalización del gato en algunos casos.

La prevención de esta enfermedad se basa en la vacunación frente al calicivirus felino herpesvirus felino. La recomendación actual es llevar a cabo la vacunación de todos los gatitos a las 9 y 12 semanas de edad en todos los casos, siendo la primera revacunación al cabo del año.

Puedes acceder a la ficha del ABCD frente a esta enfermedad en este enlace.

En definitiva, estas tres infecciones víricas (panleucopenia, herpesvirus y calicivirus) suponen un grave riesgo para la salud de nuestros gatos. El beneficio de la prevención de dichas enfermedades mediante su vacunación a través de la vacuna triple vírica en todos los gatos está fuera de toda duda.

La vacunación triple vírica es una parte esencial de la medicina preventiva contemplada en nuestros Planes de Salud +VidaPlan especialmente diseñados para gatos.

Si tienes cualquier duda en relación a esta vacuna o estas enfermedades clásicas del gato no dudes en contactar con nosotros y estaremos encantados de poder ayudarte.

Leave Comment