La Leucemia Felina

¿Porqué testear a mi gato frente al Virus de la Leucemia Felina?

En esta entrada a nuestro blog hablaremos acerca de la Leucemia Felina, una importante enfermedad vírica que pueden padecer nuestros amigos felinos pudiendo llegar a ser en ocasiones fatal.

A continuación os vamos a contar unos aspectos básicos de esta enfermedad, quién la origina, cómo de frecuente es y cómo se contrae, qué ocurre cuando un gato se infecta, qué alteraciones puede producir el virus, cómo se diagnostica, en qué se basa su tratamiento, cuál es la esperanza de vida del gato enfermo por leucemia y sobretodo cómo se puede prevenir mediante la vacunación.

¿Qué es la Leucemia Felina?

La Leucemia felina es una enfermedad provocada por el Virus de la Leucemia Felina (FeLV) , un retrovirus de la misma familia que el Virus de la Inmunodeficiencia Felina, el cual es el responsable de las alteraciones que se originan en el gato en esta enfermedad, principalmente inmunosupresión, anemia y cáncer.

La incidencia de leucemia felina en la Región de Murcia es relativamente elevada debido en parte a la escasa vacunación

¿Es frecuente la Leucemia Felina?

La incidencia de esta enfermedad es muy variable pudiendo oscilar desde un 1-8% en gatos sanos de exterior hasta incluso un 18-21% en gatos con alguna enfermedad compatible con la infección. La incidencia es más elevada en gatos con acceso al exterior y en aquellos gatos con un comportamiento sociable.

En la Región de Murcia según los datos del estudio en el que participamos al respecto hace unos años, un 5.3% de todos los gatos (de interior y exterior) fueron positivos al Virus de la Leucemia felina (y un 11% eran positivos o bien al Virus de la Leucemia o bien al Virus de la Inmunodeficiencia). Estos niveles relativamente elevados de gatos infectados en la Región de Murcia, especialmente en FeLV, serían consecuencia principalmente de una baja tasa de vacunación y un elevado índice de gatos callejeros.

¿Cómo se transmite el Virus de la Leucemia?

El virus está presente sobre todo en la saliva y en menor medida en heces, orina, placenta, semen, fluidos vaginales, leche y secreción nasal. Debido a su escasa capacidad de supervivencia fuera el animal, su transmisión se realiza principalmente por contacto directo con otros gatos infectados (principalmente a través de mordisco o durante el aseo).
Otras vías de contagio serían en menor medida: compartir comederos, bebederos y bandejas de la orina, durante la gestación y la lactación, a través de la cópula, de forma yatrogénica (agujas, instrumental, transfusiones…), etc…

Se ha demostrado in vitro que la pulga es una fuente potencial de transmisión aunque su importancia real aún no está del todo clara.

¿Que puede ocurrir cuando un gato se infecta del Virus de la Leucemia Felina?

Una vez que el virus infecta al gato pueden darse dos circunstancias en un primer momento:

A-En un 20-30% de los casos el gato es inmunocompetente (tiene defensas) y por tanto la infección se limita a la cavidad oronasal y el virus no se extiende al resto del gato, la infección se elimina y el gato no queda infectado de forma persistente.

B-En el 70-80% restante el gato no es inmunocompetente (no tiene defensas) y por tanto el virus se dispersa en el organismo del animal dando lugar a la sintomatología clínica y la enfermedad en sí.

La leucemia es una enfermedad que afecta mayormente a gatos sociables que se asean mutuamente y comparten recursos (comederos/bebederos, bandeja…)

En el caso de que el gato no sea inmunocompetente (caso B) y el virus se extienda por el organismo, no siempre ocurre lo mismo en todos los gatos sino que a su vez se abre otro abanico de posibilidades en función de diversos aspectos, lo cual hace el diagnostico algo más complejo en determinados casos.

En general 4 son las opciones posibles:

1) Gato virémico transitorio o regresor (30-40%): El virus en sangre permanece menos de 3 semanas y se elimina (aunque en realidad no del todo) mediante una respuesta inmune eficaz.

2) Gato virémico persistente (30%): El virus infecta la médula ósea originando la presencia constante del virus en sangre. La mayoría de gatos tras un periodo asintomático suele fallecer en 2-3 años por enfermedades asociadas al FelV.

3) Gato discordante (5-10%): La respuesta inmune es parcialmente eficaz y el virus queda latente en algún órgano sin estar presente ni en sangre ni en médula ósea.

4) Gato portador latente en médula ósea: El virus desaparece de la sangre y queda latente en médula ósea.
Si bien es cierto que el virus de la leucemia puede afectar a gatos de cualquier edad, los gatitos y gatos jóvenes serán los más susceptibles de desarrollarla por lo que la vacunación es más necesaria a esas edades.

¿Que alteraciones causa en el gato el Virus de la Leucemia Felina?

Si la infección progresa y el gato enferma de leucemia, las alteraciones que causa dicho virus pueden ser variadas, pudiendo incluso solaparse varias de ellas. Es importante tener en cuenta que el periodo entre que el gato se infecta y cuando desarrolla los signos de enfermedad puede ser amplio (meses incluso años).

Entre los principales signos encontraremos:

La palidez de mucosas es un signo de anemia, una de las múltiples alteraciones producidas por el Virus de la Leucemia

  • Alteraciones sanguíneas: anemia (disminución de glóbulos rojos) que se manifiesta en mucosas pálidas, inactividad, falta de apetito y aumento de sed entre otros. También puede haber alteración en los leucocitos (glóbulos blancos) y las plaquetas.
  • Neoplasias: Entre las neoplasias que orina el Virus de la Leucemia Felina destaca la propia leucemia (neoplasia de las células sanguíneas) y los linfomas que son neoplasias de los linfocitos, un tipo de glóbulo blanco. Los linfomas suponen en general las neoplasias más frecuentes en la especie felina y aquellos gatos que se infectan del Virus de la Leucemia Felina tienen 60 veces más probabilidad de desarrollar uno de estos linfomas.
  • Síndrome de inmunodeficiencia: el virus suprime el sistema inmune del gato y es responsable de infecciones secundarias lo que derivará en una amplia sintomatología en nuestro gato en función del agente infeccioso.
  • Otras alteraciones como: alteraciones reproductivas, alteraciones neurológicas, gingivoestomatitis, enfermedades inmunomediadas, alteración de los ganglios linfáticos, alteraciones oculares, enteritis, alteraciones de la piel, etc…

¿Cómo se diagnostica la infección por el Virus de la Leucemia Felina?

El diagnóstico general se hará teniendo en cuenta el historial del animal, los síntomas que presente, las alteraciones laboratoriales, pruebas complementarias y análisis  diagnósticos llevados a cabo como test de detección de la enfermedad.

El uso de test rápidos frente a la leucemia felina es una herramienta de gran ayuda en el diagnostico

Estos test de diagnóstico rápido detectan en sangre una proteína del virus presente en sangre en torno a las 3-4 semanas postinfección, antes de que el virus llegue a medula ósea. Por ello, el Advisory Board On Cats Diseases- ABCD- (un panel de expertos veterinarios líderes en inmunología, vacunación, diagnóstico y medicina felina) recomienda testear a todos los gatos antes de vacunarlos frente a la leucemia.

De hecho en ocasiones se recomienda la realización de un segundo test al cabo de los meses del primero (habitualmente en el momento de la esterilización) para detectar aquellos posibles casos en los que no se detectó el virus por no estar presente aún en sangre.

Habitualmente los test rápidos para detectar el Virus de la Leucemia Felina incluyen también la detección del Virus de la Inmunodeficiencia al producir un cuadro similar (ver articulo FIV). Un aspecto también importante a tener en cuenta a la hora de su diagnóstico, es saber que la vacunación no interfiere en este test. Ante un test positivo es esencial contrastar dicho resultado, repitiendo el test al cabo del tiempo o realizando otro tipo de análisis.

¿Qué tratamiento tiene la Leucemia Felina?

Actualmente no existe un tratamiento curativo de la enfermedad por lo que los tratamientos son paliativos de cara a aumentar la calidad y la esperanza de vida en el animal. Por ello, el tratamiento dependerá de la sintomatología y los problemas asociados (anemia, linfoma, leucemia, infecciones secundarias…) que padezca nuestro gato, pudiendo usarse diferentes tratamientos: corticoides, antivirales, quimioterápicos, transfusiones de sangre, etc…

¿Qué esperanza de vida tienen los gatos que padecen la Leucemia Felina?

El pronóstico de un gato que padezca leucemia no es muy favorable ya que habitualmente tienen una esperanza de vida corta. El 90% de los gatos que tienen viremia persistente mueren dentro de los cuatro años post infección aunque un pequeño porcentaje pueden vivir periodos más largos.

Por desgracia no existe ningún factor pronostico o prueba que pueda predecir cuanto vivirá un gato infectado persistentemente por el Virus de la Leucemia Felina.

¿Cómo se previene la enfermedad?

Debido a que no existe un tratamiento específico y que la esperanza de vida de aquellos gatos en los que la infección progresa es corta, se recomienda la vacunación de los gatitos (previamente testados) para así asegurar protegerlos de este peligroso virus que puede afectarles.

De nuevo el Advisory Board On Cats Diseases- ABCD- (un panel de expertos veterinarios líderes en inmunología, vacunación, diagnóstico y medicina felina) recomienda la vacunación de aquellos gatitos que tenga un riesgo potencial, a partir de la 8ª o 9ª semana de vida con revacunación a la 12ª semana de vida y al año. A partir de los 3 años de edad las revacunaciones de refuerzo pueden hacerse cada 2-3 años.

Hasta aquí nuestra entrada sobre el Virus de la Leucemia Felina, esperamos que os sea de ayuda para conocer esta clásica enfermedad que afecta a nuestros gatos. Puedes acceder a la ficha del ABCD frente a esta enfermedad en este enlace.

Si deseas testear y/o vacunar a tu gato frente a la Leucemia o le han diagnosticado esta enfermedad a tu gato y quieres una atención especializada, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y estaremos encantados de poder ayudarte a ti y a tu gato.

Leave Comment