Cuidados básicos de las almohadillas en el perro

Como proteger sus delicados pies

En esta ocasión vamos a hablaros y aconsejaros sobre las almohadillas de las patitas de vuestras mascotas. No nos cabe duda de que tenéis a vuestras mascotas como reyes y reinas de vuestra casa. Os preocupáis de sus desparasitaciones, del cepillado bucal, vacunaciones, cepillado del pelo pero… ¿alguna vez os habéis parado a pensar en sus almohadillas? 

Como bien sabéis, nuestras mascotas no utilizan zapatos y sus patitas están expuestas a diferentes agresiones que pueden sufrir al salir a la calle por ejemplo a caminar. ¿Os imagináis tener que ir al trabajo descalzo con una ampolla, rozadura o quemadura en el pie? ¡Suena doloroso!  

¿Sabéis de que están hechas las almohadillas de vuestros perretes? 

Están compuestas por una serie de capas de células denominadas queratinizadas, tienen una epidermis que les protege de traumatismos mecánicos y depósitos de grasa que le proporcionan elasticidad para minimizar los impactos.

Las almohadillas deben permanecer siempre bien hidratadas para no perder su elasticidad y de esta manera amortiguar bien los golpes al andar por cualquier terreno. Si no se mantienen bien hidratadas, podrían secarse y aparecer cortes y heridas que aunque no lo parezca, para ellos es algo muy doloroso ya que en sus patitas tienen muchas terminaciones nerviosas. 

Las almohadillas de nuestras mascotas tienen otras muchas funciones muy importantes como por ejemplo les ayudan a mantener el equilibrio, a soportar el peso y a que sus articulaciones no sufran tanto.

¿Que cuidados debemos llevar a cabo con sus almohadillas?

Es importante examinar regularmente las almohadillas de nuestro perro

Es necesario llevar cuidado con el exceso de calor, frío, el hielo, la gravilla, incluso una exposición prolongada al agua podrían hacer que estas se deteriorasen y provocarle a vuestro amigo molestias, dolor e incluso abscesos producidos por algún cuerpo extraño que se les quede incrustado como por ejemplo espigas.

Podéis evitar todo esto llevando un control y cuidado de las almohadillas rutinario, examinad cada 2 o 3 días las patitas de vuestro peludo amigo y comprobad mediante la palpación si tiene las almohadillas limpias, sin grietas o si veis algún tipo de herida.

Si creéis que puede tener las almohadillas muy secas o agrietadas, podéis aplicar vaselina o crema hidratante sin grasa para ayudar a que las propias células se regeneren y desaparezcan esas grietas que suelen ser el comienzo de heridas más graves.

¿Pueden las almohadillas de mi perro revelarme alguna enfermedad?

La inflamación entre los dedos por lamido es un claro signo de picor en el perro.

Es importante saber que algunas enfermedades de nuestras mascotas se manifiestan a nivel de las almohadillas. Si vemos por ejemplo heridas que no cicatrizan o almohadillas agrietadas o con descamación anómala es necesario acudir a nuestro veterinario para investigar la causa.

Existen diversas enfermedades que pueden causar estas alteraciones en las almohadillas de tu perro, siendo la Leishmania, la enfermedad del mosquito, una de las más frecuentes.

Es también frecuente que nuestro perro tenga la tendencia de lamerse las patas entre los dedos originando inflamación en la zona que se denomina pododermatitis. Esto es un claro signo de picor que también ha de ser investigado por parte del veterinario. Puedes ampliar información al respecto en nuestra entrada Mi mascota se rasca o lame a menudo.

Ante la duda, siempre es mejor acudir a vuestro veterinario, nadie mejor que el para aconsejaros y ayudaros sobre este y muchos otros temas.  

 

Leave Comment