Nuestro donante de sangre recupera líquidos