Filaria, el gusano del corazón

Filaria 3

La dirofilariosis cardíaca (filaria) también denominada comúnmente como la enfermedad del gusano del corazón es una enfermedad parasitaria causada por un gusano denominado Dirofilaria inmitis que se transmite al perro y en menor medida al gato a través de la picadura de diversas especies de mosquitos en expansión en climas cálidos.

El parásito origina un proceso patológico de graves consecuencias para el animal, en ocasiones mortal, a consecuencia de la localización de los adultos en el interior del corazón y arterias pulmonares.

Los gusanos adultos que pueden llegar a medir hasta los 40 centímetros de longitud se alimentan y reproducen en el interior del corazón liberando miles de microfilarias (formas juveniles) a sangre las cuales son ingeridas por los mosquitos cuando pican al animal. Esas formas juveniles maduran en el interior del mosquito hasta convertirse en formas infectantes que son inoculadas a otro animal cuando el mosquito vuelve a picar a otro animal. Al cabo de unos 5 o 6 meses esos parásitos se convierten en adultos y se alojan en el corazón y arterias pulmonares del animal produciendo nuevamente microfilarias y cerrándose así el ciclo. Los síntomas son variables en función del número de parásitos adultos (desde unos pocos hasta varios cientos), la localización exacta de los mismos y el estado del animal.

Filaria 2Síntomas

Entre los síntomas que pueden presentarse destaca la tos crónica, respiración y pulso acelerado, cansancio, síncopes tras el ejercicio, apatía, hemorragias, perdida de peso, etc… las lesiones en los órganos son importantes afectando no solo al corazón y los pulmones sino también a los riñones e hígado. En ocasiones en lugar de un proceso crónico puede presentarse una forma aguda (denominada síndrome de las venas cavas) que origina la muerte súbita del animal debido al taponamiento de los vasos sanguíneos a causa del parásito. La importancia de la enfermedad radica en que en ocasiones esa sintomática y la complicación es repentina.

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en una analítica sanguínea para detectar bien las microfilarias (y confirmar posteriormente en caso positivo de que realmente se trate de la especie de filaria que causa la enfermedad) o bien el antígeno de los ejemplares adultos en el caso de que por diversos motivos no existan esas microfilarias en sangre (filariosis oculta, cada vez más frecuente). En ocasiones se recurre a otras pruebas complementarias como la radiografía o la ecografía.

Tratamiento

Para tratar la enfermedad, una vez confirmado su diagnóstico y evaluado el estado general del animal se utilizan diversos fármacos. Se eliminan los parásitos adultos mediante fármacos inyectados durante una fase con ciertos riesgos ya que una vez muertos esos parásitos pueden originar obstrucciones en las venas pulmonares por lo que el animal deberá guardar reposo absoluto bajo estricto control veterinario durante varias semanas. Tras la reevaluación del estado general de salud del animal se utilizan fármacos microfilaricidas por vía oral. En el caso agudo del síndrome de la vena cava el tratamiento es primeramente quirúrgico para extraer los gusanos adultos de las venas cavas y el corazón a través de la yugular.

Prevención

La prevención de la enfermedad del gusano del corazón se debe realizar durante todo el año en zonas cálidas endémicas como en Murcia, siempre tras una simple analítica antes del comienzo del plan de prevención de la enfermedad para descartar que el animal ya haya contraído la enfermedad previamente. Una vez descartada la enfermedad se podrá comenzar con la prevención, habitualmente mediante medicación con periodicidad mensual durante todo el año en nuestra región (ya que si no se da durante todo el año se recomienda realizar un análisis previo al inicio del tratamiento) o bien mediante fármacos inyectables de duración anual, más cómodos. La excepción a la hora de realizar la analítica previa está en cachorros de hasta 6 meses de edad. En estos casos no es necesario realizar la analítica previa y puede prevenirse la enfermedad directamente mediante la aplicación del inyectable de duración anual. El motivo es que esos animales por la edad que tienen aún no pueden tener los gusanos adultos debido al tiempo que necesitan (unos 6 meses como comentábamos) en desarrollarse  y por tanto es seguro aplicar el tratamiento preventivo sin necesidad de realizar el test previo.

FilariaEn realidad la Filariosis no es la única enfermedad transmitida por mosquitos que les afecta a nuestras mascotas, la conocida como Leishmania o enfermedad del mosquito también lo es. A pesar de que la Leishmaniosis se transmite por otra especie diferente de mosquito en ocasiones existe confusión entre ambas enfermedades por parte de los dueños cuando oyen hablar de la enfermedad del mosquito (leishmaniosis) o la enfermedad del gusano del corazón (filariosis).

En La Clínica Veterinaria de Ronda Sur ofrecemos planes integrales de prevención de las enfermedades transmitidas por los mosquitos a nuestras mascotas mediante la utilización de productos antiparasitarios para prevenir no solo el gusano del corazón sino también la Leishmania.

Para más información acerca de los planes de prevención de las enfermedades transmitidas por mosquitos no dude en ponerse en contacto con nosotros, estamos a su disposición.

Leave Comment