Enfermedades transmisibles a las personas: Zoonosis

Hoy en día el tema de las enfermedades transmisibles a las personas (zoonosis) por parte de los animales está a la orden del día. Cada poco tiempo sale a la luz pública alguna enfermedad de importancia que pudiendo ser transmitida a los humanos a través de los animales de granja, nos mantiene en vilo durante una buena temporada: la enfermedad de las vacas locas, la gripe aviar…

Sin embargo no solo los animales de silvestres o de granja pueden transmitir al hombre diversas enfermedades. Nuestras mascotas, y más aquellas que tienen un estrecho contacto diario con nosotros, pueden ser las responsables de que padezcamos diversas enfermedades de mayor o menos importancia que debemos de conocer para poder prevenirlas. Pero no debe cundir el pánico, en realidad un animal correctamente vacunado y desparasitado, bien alimentado, limpio y aseado no tiene porqué transmitir nada, y menos si consultamos a tiempo con nuestro veterinario cualquier cosa que nos preocupe.

En la cartilla sanitaria de nuestro animal existe un apartado específico para este tipo de enfermedades transmisibles a las personas (zoonosis) entre las cuales se nombran solamente tres, las verminosis (parásitos intestinales), la leishmania o enfermedad del mosquito y la filariasis o gusano del corazón. Dicho apartado nos servirá para llevar el control de dichas enfermedades.

A continuación haremos un breve repaso a las enfermedades más comunes transmitidas por nuestras mascotas.

Zoonosis parasitarias

Un grupo importante de zoonosis transmitidas al hombre por nuestras mascotas son las transmitidas por las lombrices intestinales bien sean éstasEnfermedades transmisibles a las personas (zoonosis)
planas (platelmintos) o redondas (nemátodos). Dichos parásitos se transmiten por las heces del animal y a veces se tiende a pensar erróneamente que nuestra mascota no presenta este tipo de parásitos ya que no los vemos en las heces.

En realidad con una carga parasitaria que no sea muy elevada los parásitos no suelen salir al exterior a través de las heces (salvo que se usen productos antiparasitarios) pero si salen sus huevos microscópicos infestantes que no se ven a simple vista. De ahí el que sea tan importante el desparasitar internamente a nuestras mascotas cada pocos meses así como recoger sus excrementos ya que pueden ser la fuente de infección en nuestras calles y parques para otros animales y/o personas incluidos los niños.

Las tenias tienen un ciclo que precisan de un huésped intermediario que habitualmente es la pulga de ahí la estrecha relación que existe en nuestras mascotas entre la presencia de parásitos internos (tenias) y externos (pulgas).

Los problemas que pueden originar en las personas son muy variados y van desde lesiones oculares, hepáticas, cutáneas, neurológicas, etc…dependiendo de la especie de lombriz de la que se trate (toxocara , ancylostoma, dipylidium…).

La hidatidosis en concreto está producida por la fase larvaria de las tenias de algunas especies del genero Echinococcus que parasitan a perros y gatos originando en el hombre y los animales de abasto el llamado quiste hidatídico en hígado y pulmón principalmente . Nuestras mascotas se contaminan al comer vísceras crudas contaminadas por lo que no debemos alimentarlas con ellas por este motivo (entre otros muchos).

Dentro de los protozoos que nuestras mascotas pueden transmitirnos a las personas destaca la toxoplamosis de gran importancia en mujeres embarazadas (ver artículo) y también la giardiasis que origina cuadros diarreicos.

Los parásitos externos son otra fuente más de infecciones transmisibles a las personas. Entre los más importantes destacan los ácaros, las pulgas y las garrapatas. El ácaro Sarcoptes scabiei que excava galerías en la epidermis originando un intenso prurito (picor) es el responsable de la sarna sarcóptica que afecta a los animales y las personas siendo el perro la fuente más importante de transmisión para las personas.

Las garrapatas son causantes de diversas enfermedades no solo en nuestras mascotas sino también en las personas. Son vectores de numerosos agentes infecciosos como por ejemplo las babesias causantes de la Enfermedad de Lyme que origina en las personas cuadros de poliartritis y son causa además de varias enfermedades raras tales como la fiebre botonosa mediterránea, la parálisis por garrapatas o la meningoencefalitis de primavera.

Otra enfermedad frecuente en nuestros perros es la Leishmaniosis (enfermedad del mosquito) que aunque puede ser transmitida al hombre (pero siempre a través de la picadura del mosquito responsable de la enfermedad, nunca por contacto directo con un animal enfermo) es una zoonosis rara ya que solo se presenta en ocasiones en personas inmunodeprimidas (enfermos de SIDA, de leucemia, etc…). Puede conocer más acerca de esta enfermedad y de como prevenirla en su articulo correspondiente.

Zoonosis infecciosas

De todas las enfermedades de las cuales se suelen vacunar tanto a perros como a gatos tan solo 2 de ellas pueden transmitirse a las personas, la rabia y la leptospirosis. La rabia (ver artículo) es una zoonosis de importancia mundial a la que dedicaremos un artículo independiente. Casi siempre mortal es transmitida por la saliva de carnívoros infectados (incluidos el perro y el gato cuya vacunación es obligatoria por ley en nuestra comunidad autónoma) y por murciélagos. Se considera controlada en la mayor parte de países desarrollados gracias a los planes de vacunación anual en nuestros animales (de ahí su importancia).

La leptospirosis es otra enfermedad de la cual se suele vacunar a nuestros perros cada año (junto con otras enfermedades en la llamada vacuna polivalente). Se trata de una importante zoonosis no tanto por su frecuencia de aparición como por sus importantes síntomas (fiebre seguida de procesos renales y meningíticos)

La tiña (dermatofitosis) es otra de las enfermedades que podemos contraer a través de nuestra mascota , especialmente en personas con las defensas bajas (niños por ejemplo). Está producida por diversas especies de hongos principalmente del genero Microsporum y se caracteriza por la aparición de una zona de infección superficial de la piel, pelos y/o uñas habitualmente con falta de pelo, color rojizo y cierta elevación de la lesión aunque ésta es muy variable en realidad. La prevención en las personas se basaría en la detección y el control de la infección en los animales evitando el contacto estrecho con los mismos mientras padezcan la enfermedad.

Enfermedades transmisibles a las personas (zoonosis)En el caso específico del gato puede presentarse la enfermedad del arañazo del gato, una infección de una bacteria llamada Bartonella que contrae el gato a través de la picadura de la pulga principalmente y que puede transmitir a las personas a través de arañazos y/o mordeduras.

En general los virus son específicos de especie y ni los virus del gato ni los del perro suelen infectar al otro ni si quiera a nosotros salvo quizás, el virus de la rabia.

Se podría concluir que como es lógico la mejor manera de prevenir las enfermedades que nos pueden transmitir nuestras mascotas es seguir unas normas básicas de higiene así como cumplir con los planes de vacunación y desparasitación recomendados por nuestro veterinario. Siempre podremos recurrir a él cuando nuestra mascota presente algún proceso que nos pueda hacer sospechar o nos preocupe.

Leave Comment