Zara Ortega

Gran amante de todo tipo de animales y con una enorme vocación por aprender todo lo posible sobre ellos, está acreditada como Auxiliar Técnico Veterinaria y cuenta con experiencia en varias clínicas veterinarias de Madrid. Es miembro de ANAVET (Asociación Nacional de Asistentes Veterinarios) y de ISFM (International Society of Feline Medicine) como técnico veterinario. Ha realizado gran variedad de seminarios enfocados al campo de la nutrición y educación de las mascotas en general y los gatos en particular.

Actualmente desarrolla la labor de auxiliar en La Clínica Veterinaria de Ronda Sur ofreciendo un trato dulce y cercano a las mascotas y sus propietarios. Está muy contenta de poder cumplir su sueño de trabajar con animales, su verdadera vocación.

Como fueron sus comienzos…

A lo largo de una infancia (un poco compleja) sus abuelos le inculcaron el amor por la naturaleza en general y los animales en particular. Tuvo contacto con multitud de animales desde muy niña: gatos, perros, caballos, hamsters, periquitos, agapornis, etc… De todos ellos, fue sin duda alguna la compañía de su perra Laica durante sus primeros 16 años la que dejó una huella imborrable. Estaban muy unidas y Laica no se separó de su cuna durante sus primeros años de vida. Esto hizo que de mayor quisiese  trabajar con animales y acabase formándose como auxiliar veterinaria.

A día de hoy vive con su pareja en compañía de sus tres gatos, su perro y sus tres degús (ratones de cola de pincél, cercanos a las chinchillas y los conejos de indias):  Kristoff, Olaf y Sven.

Coco es un perro mestizo de nueve años de edad. Aunque ella alardea de que le adoptó, todo el mundo sabe que fue Coco quién la adoptó a ella, es muy cariñoso y juguetón y actualmente goza de buena salud, ¡¡y que siga así!!

Carlota es una gata Bosque de Noruega que fue maltratada y rescatada por lo que no se sabe a ciencia cierta su edad exacta. Padece problemas renales para los cuales toma una dieta específica. Tiene algo de carácter pero es una gata súper feliz.

Lua y Bruno son dos gatos europeos hermanos de algo más de un año. Fueron rescatados de la calle y adoptados nada más nacer. Son muy traviesos y ágiles siendo Lua la que lleva la iniciativa y Bruno el más grandote y cariñoso de todos.